Tantra, el arte de los mil orgasmos

vivetusueno1       convivir3     labrujuladelcuidador1

Sexo tántrico, sin prisas, por favor

Con el sexo tántrico se disfruta mucho más de la relación.

En nuestra sociedad, las prisas y el estrés también influyen en nuestra manera de concebir y practicar el sexo. Sin embargo, el sexo tántrico nos enseña que lejos de las prisas, los encuentros largos, serenos, relajados e interminables son los que verdaderamente nos conducen a la plenitud sexual.

El sexo en Occidente no es una cuestión tan psicológica como en otra partes del mundo. De hecho, esta práctica es más bien física y que busca un placer inmediato, todo lo contrario a lo que nos enseña el sexo tántrico. Así, el Tantra nos permite tomar conciencia de nuestra sexualidad y del presente porque es una forma de meditación, en la que las prisas no tienen cabida. Se trata de realizar encuentros largos y relajados, en los que la penetración no es el fin último del acto sexual, sino los prolegómenos y el juego que se produce entorno a la propia relación sexual. Se basa en la aplicación del tantra, la corriente

En el Tantra se abandonan los prejuicios y aquellas barreras psicológicas, producto de nuestra propia educación en el ámbito de la infancia o la adolescencia que han impedido nuestro desarrollo sexual pleno, por cuestiones relacionadas con la búsqueda inmediata de la satisfacción personal o individual. El Tantra no conoce de unidades, sino de dúos (es la entrega total y plena al otro).

El sexo tántrico no es restringido y todo el mundo puede practicar su sexualidad natural y redescubrirla. Los beneficios son evidentes ya que la práctica sexual se alarga en el tiempo, se trabaja la respiración y se utiliza la energía que fluye para conseguir cierta relajación que nos ayuda a mantener la expectativa y a controlar la eyaculación, algo que es difícil de entender por los occidentales pero que muchos practicantes de esta modalidad tienen muy claro. Además, conseguimos una mayor conjunción con la pareja, porque consigue distraernos de nosotros para ocuparnos del otro.

Sexualidad espiritual

Las técnicas de sexualidad tántrica enseñan cómo disfrutar de las relaciones sexuales de una forma más plena y satisfactoria a través de factores tan sutiles como la misma respiración.

El sexo tántrico propone aumentar el nivel de placer y de comunicación sexual a través de una serie de comportamientos posturales y el control de la respiración durante la práctica del sexo. Para esta tradición asiática, la comunión entre los dos componentes de la pareja ha de trascender al plano físico para lograr una auténtica unión espiritual, en una concepción más elevada del sexo que la occidental, más física.

Con tal objetivo, la sexualidad tántrica establece premisas para favorecer este climax espiritual, comenzando por la disposición de la pareja: han de estar siempre uno frente al otro y mirándose a los ojos para establecer con mayor facilidad un contacto de igual a igual.

La atmósfera creada que rodea a la pareja en el momento de realizar el acto sexual tiene también muchísima importancia, dado que debe favorecer la relajación, la paz y la concentración, lo que puede venir dado por estimular en tal dirección los sentidos: música tenue y lenta, luces tenues y aromas suaves y agradables pueden ayudar y mucho.

En cuanto a las posturas, algunas formas contempladas en el Yoga pueden resultar tremendamente recomendables porque facilitan la concentración y la relajación profunda. Por ello, comenzar sentados, uno frente al otro, con la espalda recta –favorece el libre flujo de energía por todo el cuerpo- permite “ver” el alma del otro con mayor claridad.

La doctrina tántrica, por lo tanto, se expresa a favor del cultivo del placer, que encauzado en la forma adecuada, constituye una valiosa fuente de energía, ya que no sólo redunda en beneficio del individuo, a partir de la intensificación constante del éxtasis, sino también, de la sociedad en su conjunto.

En definitiva, el Tantra no es una religión, sino un estilo de vida y una forma de actuar. El cuerpo debe estar preparado para ser capaz de servir a la conciencia. Saber escuchar al propio cuerpo es el camino más seguro hacia la expansión de la misma.

vive-tu-sueño-y-no-sueñes-tu-vida-web

Vive tu sueño y no sueñes tu vida ¡3ª edición!
“El destino me ha llevado a descubrir este libro cuando más necesitaba  palabras llenas de energía y de luz. Ha sido un vaso de agua fresca en mi desierto alpino.” (Elena)
mas-informacion

¿Y tú qué opinas? Déjanos tu comentario...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s