El “Yo” y el “Nosotros”, una cuestión de equilibrio

vivetusueno1       convivir3     labrujuladelcuidador1

La “media naranja”. Esa idílica concepción que propone un modelo de pareja donde sus integrantes, ebrios de ardiente pasión y recalcitrante compenetración, dejan de existir de forma independiente para formar el cítrico completo. Él ya no existe, ella tampoco. Ahora solo hay cabida para la pareja. ¡Y estamos tan felices! ¡Como en un limbo, un sueño! Un error. Muchísimas parejas, por no decir todas, cometen la absurdez de pensar que la auténtica felicidad se obtiene por estar con alguien.

¿Qué es la vida sin amor? ¡No es nada! dicen algunos necios. La felicidad es un estado placentero que comienza con el equilibrio propio, personal, el de uno mismo, y que se debe conseguir independientemente de los demás. ¿Hola? ¡llamando a la persona capaz e independiente que llevamos dentro! Claro está que -hay que decirlo todo-, el hecho de tener a alguien que nos quiera de forma incondicional nos proporciona gran placer. Pero no debemos dejar que sea el motivo principal de nuestra felicidad. Tenemos que tener muy presente que una pareja feliz es la suma, no fusión, de dos individuos felices.

Ciertamente, cuando iniciamos una relación solemos centrarnos en nuestra pareja. Queremos estar todo el tiempo con ella, conocer todo de ella y, en consecuencia, nos olvidamos de nosotros mismos. El hecho de adormecer nuestra identidad en aras de la relación implica un estancamiento personal que conduce a la asfixia, a la frustración. Para no caer en ello, para conservar nuestro “yo” dentro de la vida del “nosotros”, es necesario el espacio personal. Al formar una pareja no podemos olvidar nuestro espacio.

El hecho de que una persona necesite tiempo para estar sola, para llevar a cabo sus asuntos, no significa que no quiera a su pareja. Hemos de comprender esto y no caer en la paranoia de que el amor de nuestra vida no quiere pasar más tiempo con nosotros.

Esa paranoia es una de las principales causas por las que se rompen gran cantidad de relaciones. El hecho de interpretar esa necesidad de soledad como un distanciamiento, saca lo peor de cada persona. El enamoramiento se convierte entonces en dependencia y la dependencia en una conducta controladora, en un círculo vicioso que nos hace sentir la imperiosa necesidad de saber dónde y con quién está nuestro querido.

La solución es usar la cabeza, esa gran desconocida en el mundo de los amoríos, y comprender que cada uno tiene derecho a realizar actividades que no desea compartir con el otro. Si no lo hacemos así, siempre estaremos enzarzados en discusiones provocadas, de una parte, al sentirnos ignorados porque nuestro compañero sostenga aquellas actividades que le criticamos o, de otra, al obligarle a resignar su espacio para “demostrarnos” su amor y ello acabará, sin duda, en rencor.

Fuente: Ser pareja

vive-tu-sueño-y-no-sueñes-tu-vida-web

Vive tu sueño y no sueñes tu vida ¡3ª edición!
“Es muy hermoso ver como a través de este libro estoy encontrando el sentido de las cosas que me suceden a diario. Cuando lo leo siento una paz que me permite seguir adelante con más fuerza.” (Javier) 
mas-informacion

¿Y tú qué opinas? Déjanos tu comentario...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s