Categoría: Motivación

Cada día soy más humana, menos perfecta y más feliz

vivetusueno1       convivir3     labrujuladelcuidador1

Cada día soy más humana, menos perfecta y sin embargo más feliz. Me he convertido en mi propia medicina, en la más importante. Tal vez sean los años, pero al final he comprendido que a esta vida llegamos para “ser” y “dejar ser”. Porque no vale la pena perderse en los otros para dejar de ser una misma, ya que quien me quiere distinta, sencillamente, no me quiere. Sigue leyendo “Cada día soy más humana, menos perfecta y más feliz”

Las personas sensibles no son débiles, en realidad son líderes innatas

vivetusueno1       convivir3     labrujuladelcuidador1

La sensibilidad probablemente es la cualidad menos valorada del mundo. Es frecuentemente asociada a la fragilidad y debilidad cuando en realidad es la tremenda fortaleza.

Las personas sensibles son perspicaces e inteligentes tanto para reconocer y comprender sus propias emociones. También son lo suficientemente valientes como para exhibirlas en público. Sigue leyendo “Las personas sensibles no son débiles, en realidad son líderes innatas”

No soy todo lo que ves, ni ves todo lo que soy

 vivetusueno1       convivir3     labrujuladelcuidador1

Para estar a gusto con nosotros mismos es importante que nos mostremos al mundo tal y como somos y que no interpretemos un papel que no nos corresponde.

Soy mucho más que un envoltorio físico, más que una sonrisa que te trasmite felicidad y empatía. Tras mi rostro, y en mi corazón, se encuentran esas cicatrices que tú no puedes ver y que también me definen.

Así que no me juzgues por todo lo que ves, ni pienses que me conoces por lo que otros te dicen de mí. Las personas somos nuestro pasado y nuestro presente, también nuestros sueños. Por ello, no debes dejarte llevar nunca por las simples apariencias. Sigue leyendo “No soy todo lo que ves, ni ves todo lo que soy”

El elefante encadenado

 vivetusueno1       convivir3     labrujuladelcuidador1

Cuando yo era chico me encantaban los circos, y lo que más me gustaba eran los animales. Me llamaba poderosamente la atención, el elefante. Después de su actuación, el elefante quedaba sujeto solamente por una cadena que aprisionaba una de sus patas a una pequeña estaca clavada en el suelo.

Sin embargo la estaca era un minúsculo pedazo de madera, apenas enterrado unos centímetros en la tierra. Y aunque la cadena era gruesa y poderosa, me parecía obvio que ese animal, capaz de arrancar un árbol de cuajo con su propia fuerza, podría con facilidad arrancar la estaca y huir. Sigue leyendo “El elefante encadenado”

No tengas prisa, todo llega

vivetusueno1       convivir3     labrujuladelcuidador1

“El tiempo no vuelve atrás, por lo tanto, planta tu jardín y adorna tu alma en vez de esperar a que alguien te traiga flores” -William Shakespeare-

Vivimos la vida con rapidez, con prisa, sin pararnos a disfrutarla, a saborearla por completo. Las responsabilidades, el trabajo, los niños… todo hace que estemos acostumbrados a ir siempre rápido.

Así sucede también cuando deseamos algo, ya sea encontrar a nuestra pareja ideal, lograr el trabajo de nuestros sueños, conseguir viajar o vivir en otro lugar…

Nuestros deseos se ven acrecentados, pero al mismo tiempo nos llena una especie de ansiedad. Esa ansiedad que nos dice que para conseguir todo esto llevará su tiempo. Pues nuestra vida no cambiará de un día para otro, todo cambio supondrá un proceso.
No te resignes, no tengas miedo. Sigue leyendo “No tengas prisa, todo llega”

Los 12 hábitos de las personas resilientes

vivetusueno1       convivir3     labrujuladelcuidador1

Es común pensar que la resiliencia es algo parecido a una capacidad innata, una facultad que nace de manera espontánea en algunas personas que tienen que afrontar situaciones adversas.

Sin embargo, la resiliencia no es un rasgo de la persona que nazca con ella, ni forma parte del temperamento típico de esta. Se trata de un proceso en el que el individuo entra en una dinámica de interacciones con los demás y con el entorno de manera que es capaz de superar las adversidades.

Dicho de otra forma: la resiliencia psicológica no se tiene, sino que es algo que se desarrolla y se aprende a mantener.

Es por eso que uno de los pilares de la resiliencia se encuentra directamente en los hábitos de la persona que logra desarrollarla. Estos hábitos característicos de las personas entrenadas en la resiliencia pueden ser tan variados y flexibles como maneras hay de vivir la vida, pero a grandes rasgos se pueden nombrar diez que son aplicables a la mayoría de los casos.

Las personas entrenadas en resiliencia…

¿Qué cosas tienen en común este tipo de personas?

1. Toman medidas para mejorar su autoestima

Son capaces de reconocer que las acciones que hagan hoy cambiarán la manera de percibirse a sí mismas el día de mañana. Por eso, orientan parte de sus acciones hacia la mejora de la autoestima y la autoconfianza, y lo hacen de manera más o menos consciente, para asegurarse la eficacia de estas medidas y ser constantes en esta tarea.

2. Se sumergen en tareas creativas

La creatividad es una de las formas de hacer que todo es nuestros pensamientos se enfoquen hacia la resolución de un reto novedoso. La percepción de estar creando algo original hace que este hábito sea altamente estimulante, y la sensación de haber terminado una pieza de trabajo que es única en el mundo es altamente placentera. Las personas resilientes lo saben y por eso les gusta alternar las costumbres del día a día con un poco de novedad y exigencia a sí mismas.

3. Mantienen una actitud estoica cuando conviene…

Las personas capaces de desarrollar una buena resiliencia son capaces de detectar aquellas situaciones en las que es prácticamente imposible hacer que el contexto cambie a corto o a medio plazo. Esto posibilita que no se planteen ilusiones vanas y que sus esfuerzos para adaptarse a lo que les pasa se centren en gestionar su manera de experimentar lo que ocurre en esta nueva situación. Sigue leyendo “Los 12 hábitos de las personas resilientes”

Lo que aprendí de la soledad…

            
 –

¿Por qué vivimos con miedo a la soledad? Suele vérsele como algo negativo, algo que nadie quisiera en su vida. No hablo de una soledad total, porque entonces sí que sería un terrible problema… hablo de aquella en la que te das un espacio a ti mismo, para mejorar, para crecer, para saber lo que te apasiona, para explotar tus virtudes y trabajar en tus defectos. Sigue leyendo “Lo que aprendí de la soledad…”