Nunca te dejé de querer, solo dejé de insistir

 vivetusueno1       convivir3     labrujuladelcuidador1

Cuando entregamos nuestros sentimientos a alguien, muchas veces no agregamos el componente racional en el asunto, nos limitamos a lo pasional, a lo emocional y nos hacemos incapaces de introducir la lógica de la conveniencia a un análisis asociado.

Por eso nos puede resultar difícil tomar decisiones acertadas en cuanto a quién dedicamos nuestro cariño y el tiempo que invertimos procurando ser correspondidos. Una vez decidimos reaccionar y vernos con ojos más benevolentes, reconociendo lo que somos, lo que queremos y lo que merecemos a nuestro lado, podemos ser un poco más cautelosos y considerados con nuestro corazón.

Amar es un sentimiento que en términos generales resulta más placentero cuando es correspondido, sin que hagamos las cosas para recibir algo, pero sí esperando una disposición similar a la nuestra en lo que refiere a demostraciones de afecto, solidaridad, empatía y reciprocidad.

Puede ser que nunca dejemos de querer a alguien que no correspondió a nuestros sentimientos como esperábamos, pero sí podemos decidir tomar otro tipo de acciones al respecto que nos permitan elevar el autorespeto, la autoestima y la dignidad.

El amor no debe mendigarse, no debe rogarse, no debe pedirse, el amor nace, se decide en cada quien y se entrega de acuerdo a ciertos criterios de selección. No podemos pretender que nos quieran de una manera determinada o nos ofrezcan condiciones particulares si la otra persona sencillamente no está interesada en nosotros para llevar a cabo cierto tipo de acciones.


vive tu sueño beach

¡4ª edición!

Vive tu sueño y no sueñes tu vida

* Más información

Lo que sí podemos hacer es decidir cómo y a quién amamos nosotros, podemos sentirnos atraídos por alguien, inclusive tener sentimientos involucrados y aun así podremos decidir cómo canalizar esos sentimientos y esas emociones. Procurando siempre preservarnos, cuidarnos y respetarnos.

Cuando insistimos en un amor no correspondido vamos haciendo un agujero en nosotros mismos, por donde se va drenando nuestra energía, donde nos alejamos cada vez más de nuestra esencia, de nuestra seguridad, de nuestro merecimiento y mientras más insistamos en tener algo que no viene de vuelta, más debilitados saldremos de esa dinámica.

Aprender a valorarnos, a decir basta, a cerrar capítulos, a entender que no todo lo que queremos ocurre, aunque pensamos que ésa es la mejor opción de todas es una de las bases de la madurez, de la sensatez y de la supervivencia. Que no es más que procurar nuestro bien y el del mayor número de personas involucradas en una situación.

Identifica cuándo detenerte, cuándo tomar un espejo y verte a los ojos y decirte: siento el daño generado, estamos bien, recojamos nuestros pedacitos y rearmémonos… Lo haremos mejor la próxima vez, vinimos a aprender y lo estamos haciendo.

Fuente: mujer.guru

promo-web

Lo malo de morir de amor es que no te mueres ¡Novedad!
“¡Realmente fascinante! La voz temblorosa y los ojos húmedos mientras lo leía. Un libro repleto de sensibilidad y emoción” (Natalia) 
mas-informacion

* Conoce nuestros libros  y nuestros PACKS

¿Y tú qué opinas? Déjanos tu comentario...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s