Recuerdo tras recuerdo

vivetusueno1       convivir3     labrujuladelcuidador1

Te busco recuerdo tras recuerdo.
Llegando por las noches a mi cama cada vez más inerte, más fría, más despechada por la ausencia de tu cuerpo desnudo.
No importaba que fuera invierno, otoño, primavera o verano; para nosotros dormir desnudos, juntos y desnudos, era como para una mujer quitarse el sostén. No recuerdo bien cuándo fue que tu pasión soltó la mano de la mía. Ni siquiera logro recordar cuándo fue que me miraste con amor por última vez.
Pero desde hace apenas unos meses no he dejado de recrear el eco de tu risa de cuando te metías conmigo. Como cuando me salió la primera cana, ¿Recuerdas?
Me armé de valor para no ponerme histérica. Pero lo cierto es que cuando vi ese pelo blanco que brillaba en mi cabeza, fue como si me tiraran un balde de agua fría en pleno diciembre en medio de La Grand Place de Bruxelles.
Por fortuna para mí, viniste al escuchar mi grito de histeria, te reíste burlonamente y te odié con todo el amor de mi ser. Y te acabó pareciendo una de las cosas más atractivas de mi apariencia física.
Al menos eso fue lo que me hiciste creer. Aunque, supongo que era cierto, por la forma que te enfadaste cuando me la arranqué.
No sé, supongo que todas las personas que han compartido su vida con alguien, ya sea durante un segundo o durante doscientos meses, pueden saber lo que me pasa desde hace apenas un tiempo.
Que me invade tu ausencia. Y que por eso te busco recuerdo tras recuerdo. E intento recrear el eco de tu risa.
Me gustaría encontrarte. O, mejor dicho, reencontrarte.
No para que todo sea como antes, pues nunca podría suceder ese milagro. Cuando algo se apaga nunca se enciende de nuevo sin recovecos del pasado, por más que se intente. Siempre soplan los vientos de las cosas que hicieron que cada quien tomara su rumbo por separado.
De todas formas, quisiera reencontrarte.  Hacerte el amor una, dos, tres, incluso cuatro veces seguidas… Hasta que el cuerpo resista. Y que por una vez más nuestra pasión, la que tanto nos caracterizó, vuelva a ir de nuestra  mano.
Me gustaría volver a despertarme y verte desnudo y verme desnuda, sin importar si es otoño, primavera, invierno o verano.
Entre las sábanas revueltas, el colchón renovado de vida y el alma libre y sin ausencias.
Y es que me temo que es cierto que hay amores que marcan para siempre, que da igual cuánto tiempo pase, da igual cuántas pieles se palpen porque cuando ese amor altera el recuerdo no hay quien lo ignore.
Y tú, amor,  me marcaste.

Paula Hernández

vive-tu-sueño-y-no-sueñes-tu-vida-web

Vive tu sueño y no sueñes tu vida ¡3ª edición!
“Es muy hermoso ver como a través de este libro estoy encontrando el sentido de las cosas que me suceden a diario. Cuando lo leo siento una paz que me permite seguir adelante con más fuerza.” (Javier) 
mas-informacion

2 thoughts on “Recuerdo tras recuerdo”

¿Y tú qué opinas? Déjanos tu comentario...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s