Nos hicieron creer…

vivetusueno1       convivir3     labrujuladelcuidador1

Nos hicieron creer que el “gran amor”, sólo sucede una vez, generalmente antes de los 30 años. No nos contaron que el amor no es accionado, ni llega en un momento determinado. Las personas crecen y evolucionan a través de la gente. Si estamos en buena compañía, es más agradable.

Nos hicieron creer que cada uno de nosotros es la mitad de una naranja, y que la vida sólo tiene sentido cuando encontramos la otra mitad. No nos contaron que ya nacemos enteros, que nadie en la vida merece cargar en las espaldas, la responsabilidad de completar lo que a otros les falta.

Nos hicieron creer en una fórmula llamada “dos en uno”: dos personas pensando igual, actuando igual, que eso es lo que funciona. No nos contaron que eso tiene nombre: anulación. Que sólo siendo individuos con personalidad y decisiones propias podremos tener una relación saludable.

Nos hicieron creer que el casamiento es obligatorio y que los deseos fuera del contrato, deben ser reprimidos. Nos hicieron creer que los guapos y delgados son más amados. Nos hicieron creer que sólo hay una fórmula para ser feliz, la misma para todos, y los que escapan de ella están condenados al sufrimiento. No nos contaron que esta fórmula es un engaño, frustra a las personas y que podemos escoger otras alternativas.

¡Ah! tampoco nos dijeron que nadie nos iba a decir todo esto… cada uno lo va a tener que descubrir por sí mismo. Y cuando consigas amarte tal como eres, serás feliz y entonces, aparecerá el amor hacia los demás.

Vivimos en un mundo donde nos escondemos para hacer el amor… aunque la violencia, se practica a plena luz del día…

John Lennon

vive tu sueño beachVive tu sueño y no sueñes tu vida ¡3ª edición!
“El destino me ha llevado a descubrir este libro cuando más necesitaba  palabras llenas de energía y de luz. Ha sido un vaso de agua fresca en mi desierto alpino.” (Elena)
mas-informacion

opinioneslectoresweb

4 thoughts on “Nos hicieron creer…”

  1. Y es así, claro. Lo que pasa, que es difícil cambiar los mandatos que van de generación en generación. También hay que ser más espiritual que material para comenzar a abandonar los conceptos del “yo”, del cuerpo, de la individualidad; los conceptos de que “sin tí no soy nada” -y todas las canciones románticas que lo refuerzan-, etc, etc.
    Por supuesto que en buena compañía las cosas son un poco más llevaderas. Pero las verdaderas batallas debemos librarlas solos, nos guste o no, ya que la vida no pide permiso. Un día cualquiera, la vida te abre la puerta de una patada, te golpea en medio de la cabeza y no chequea antes si estás enamorado, vivís en pareja o estás solo como perro. La vida viene y te da una regia patada, sin decir ¡agua va!, y de cómo te arregles para recuperarte sólo depende de tu alma. Si tienes alguien que te quiera y te frote la espalda .-mientras tratas de entender qué te pasó y porqué te pasó-, siempre ayuda, pero no te soluciona nada de lo que la vida te haya puesto en TU plato. Es mi humilde opinión.

¿Y tú qué opinas? Déjanos tu comentario...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s