La ciencia respalda el viejo consejo de “nunca te vayas a dormir enfadado”

Al cerebro le cuesta más borrar los pensamientos negativos después de haber dormido.

El día ha sido horrible y te llevas el mal humor a casa. Con mala cara y mal tono, una cosa lleva a la otra y acabas discutiendo con tu pareja. Entonces tenéis dos opciones: hablarlo o meteros en la cama y dejarlo para mañana. Lo más probable es que elijáis la segunda, porque la primera puede llevar a discutir más y que las cosas acaben peor. Pero estaréis decidiendo mal. Y no lo decimos nosotros, lo dice la ciencia.

Un estudio publicado recientemente en la revista Natura Communications ha concluido que aquello que nos decían nuestras madres cuando eramos pequeños de “nunca te vayas a dormir enfadado” es un buen consejo y tiene un porqué científico.

Los investigadores de la Beijin Normal University (China) querían probar cómo suprimían sus sentimientos los 73 estudiantes. Para ello, lo primero que tuvieron que hacer los participantes fue asociar de caras con expresiones neutrales con imágenes inquietantes como personas heridas o niños llorando.

La segunda prueba, que consistía en volver a ver las caras y o bien pensar en la imagen con la que la habían asociado o evitar pensar en ellas, se repitió en dos ocasiones. Primero a los 30 minutos y después a pasadas 24 horas. Mientras tanto, los investigadores analizaban el cerebro de los participantes con escáneres.

Los resultados mostraron que cuando solo había pasado media hora, los participantes habían logrado borrar las imágenes negativas con mayor facilidad. Mientras que al haber pasado un día, les resultaba más difícil.

Los escáneres cerebrales dieron la clave de porqué ocurría esto. Cuando solo habían pasado 30 minutos y los participantes debían someterse a la segunda parte del estudio había más actividad en la zona del hipocampo, que es el centro de la memoria del cerebro. Pero cuando habían pasado 24 horas y respondían a la misma pregunta, la zona más activa se había distribuido por la corteza cerebral.

Esto desveló que, mientras los participantes dormían, estos recuerdos se había asentado en su cerebro y se habían consolidado.
Por lo tanto, sea con la pareja o con quien sea, lo mejor es esperar a que pase el enfado para después irse a dormir.

Fuente: La Vanguardia

vive tu sueño beachVive tu sueño y no sueñes tu vida ¡3ª edición!
“El destino me ha llevado a descubrir este libro cuando más necesitaba  palabras llenas de energía y de luz. Ha sido un vaso de agua fresquita en mi desierto alpino.” (Elena)
mas-informacion
*Conoce nuestros libros solidarios
*Conoce los autores del blog: Raül Córdoba y Raúl Romero

One thought on “La ciencia respalda el viejo consejo de “nunca te vayas a dormir enfadado””

¿Y tú qué opinas? Déjanos tu comentario...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s