Autor: La Brújula del Cuidador

Vivir en plenitud, el arte del empoderamiento personal

Para tener una vida plena hay que tomar decisiones. Algunas no serán fáciles, pero con esfuerzo y determinación iremos construyendo una realidad con mayor armonía, acorde a nuestros valores y necesidades. Lo analizamos a continuación.

Vivir en plenitud es casi un acto de rebeldía. Lo es porque implica atreverse a romper moldes, estereotipos y hasta convencionalismos. Significa dar forma a una existencia acorde a nuestros valores y necesidades. Lograrlo, pasa a menudo por habilitarnos en un distinguido arte, el del empoderamiento personal, el de saber tomar decisiones que nos permitan hacer realidad nuestras metas y deseos.

Sigue leyendo “Vivir en plenitud, el arte del empoderamiento personal”

El chisme muere cuando llega a los oídos de una persona inteligente

Nada más tóxico que: fulanito me dijo que tú le dijiste que el otro le dijo que yo había dicho. De lejos con la gente así.

Los chismes son un verdadero cáncer social: traen un triple daño. Por un lado, le hace daño a la persona de la que se habla. Les hace daño al que cuenta el chisme y al que escucha el chisme. Sigue leyendo “El chisme muere cuando llega a los oídos de una persona inteligente”

Mientras más feliz eres, menos te metes en la vida de lo demás

Las personas felices tienen algo: viven y dejan vivir. Es como si supiesen que la vida es una sola, que nuestro tiempo es limitado y que, por tanto, debemos aprovecharlo al cien por ciento en disfrutarlo.

Ahora bien, felicidad no quiere decir que uno anda alegre todo el día. Felicidad no es un resultado, felicidad es un ESTADO. La persona feliz puede experimentar un episodio triste, puede sentir dolor, cansancio y desanimo. La única diferencia es que a pesar de eso, no deja que eso le domine. La persona feliz muestra una actitud de fuerza y entusiasmo ante la vida. Sigue leyendo “Mientras más feliz eres, menos te metes en la vida de lo demás”

Las “cincuentañeras”, un fenómeno que revoluciona la sociedad tradicional

Son un fenómeno completamente nuevo porque a los 50 o 60 y tantos vuelven a reinventarse y, con ello, reinventan la sociedad ¿Por qué es una revolución? Porque el perfil de la mujer actual de 50 años es muy distinto del de las mujeres de esa edad de hace tan sólo quince años.

Las cincuentañeras, en su gran mayoría, trabajan o han trabajado, son muy activas e inquietas a nivel intelectual, se sienten con mucha energía y con una sabiduría de la vida que les permite afrontar su presente más empoderadas. Son menos manipulables y vulnerables a las opiniones externas y a las circunstancias del entorno.

Son mujeres que después de pasar por muchas etapas vitales, tienen muy claro lo que quieren o al menos lo que no quieren y eso las hace más seguras y desinhibidas en cualquier ámbito, desde el laboral al de las relaciones sexuales.



cinco-libros-web
¡Nuestros libros son únicos, son transformadores!

¿Recuerdas las película inspirada en el libro Come, reza, ama? Se trataba de una historia real y que, de hecho, la protagonista de la historia, la periodista Elizabeth Gilbert, que no Julia Roberts, acababa realmente encontrando al amor de su vida.

«Es mi mejor amiga, sí, pero siempre ha sido más grande que eso. Es mi modelo, mi compañera de viajes, mi fuente de luz más confiable, mi fortaleza, mi confidente. Resumiendo, ella es mi persona», compartía la escritora y periodista en sus redes sociales.

‘Swofty’

Las que se encuentran solteras o separadas tienen incluso una tribu urbana propia. Son las ‘Swofty’. Es un acrónimo tras el que se esconde Single Women Over Fifty, es decir, mujeres solteras que superan los 50 años. Apuestan por la liberación femenina, son tremendamente activas, despiertan el interés de quienes se cruzan por su camino y no son fáciles de conquistar. Cuidan su físico y la experiencia, les da ese ‘plus’ que marca la diferencia. Seguras de sí mismas, pueden llegar a tener, sin complejos parejas más jóvenes que ellas. Apuestan por la SlowLife y han dado el paso de enfocar su ocio al turismo y ocio consciente.

Por supuesto, no todas son iguales. Son únicas en su individualidad y entre ellas las hay de todo tipo y en todos los contextos: solteras, en pareja, con hijos ya emancipados, con hijos, con más o menos ingresos y con formación o sin ella… Sin embargo, como colectivo presentan unos rasgos que ha sorprendido a psicólogos, sociólogos y expertos en tendencias sociales.

Representan un 22% más de mujeres en la cincuentena que hace diez años y el porcentaje aún crecerá más en los próximos años porque están alcanzando a las baby boomers españolas (nacidas entre 1957 y 1977).

Rompen con la anterior etiqueta de cincuentonas ya que representa una edad en la que, lejos de los clichés tradicionales, rebosan proyectos, energía y seguridad en sí mismas.

Las mujeres de 50 de otras generaciones centraban esta etapa de sus vidas en sus hijos y sus nietos, pero las cincuentañeras ponen de nuevo el foco en sí mismas y apuestan por renovar su formación, mejorar su alimentación y llenar su agenda profesional y de ocio de actividades inspiradoras. Pero ganar visibilidad pública y social y desprenderse de la etiqueta de cincuentonas no quiere decir que se hayan liberado de todos los estereotipos.

Aprendamos de ellas las más jóvenes. De su energía, de su sabiduría y de todas las batallas que libraron para que hoy nosotras, las más jóvenes, disfrutemos de los actuales derechos sociales de la mujer.

Fuente: muhimu


* Conoce nuestros libros  y nuestras OFERTAS

La depresión existencial: muy común en personas con alta inteligencia

La depresión existencial suele afectar a personas con altas capacidades. Son esos perfiles que sufren el peso de las injusticias, que no hallan un sentido a la vida y que sufren el aislamiento por ver y sentir el mundo de un modo diferente al resto.

¿Qué sentido tiene este mundo? ¿Por qué existen tantas injusticias y desigualdades? Familia, trabajo, amigos… ¿es que no hay nada más en esta vida, algo más trascendente? Este tipo de preguntas son las que van dando forma a lo que se conoce como depresión existencial. Es un tipo de condición que aparece en personas muy reflexivas o caracterizadas, a su vez, por una alta inteligencia.

La depresión tiene muchas formas, la condicionan infinitas variables y cada paciente la experimenta de un modo particular y distintivo. Así, y aunque todos hayamos oído hablar de las crisis existenciales, cabe señalar que esta realidad es algo más compleja. Una crisis puede surgir como efecto de una experiencia adversa, también al entrar en una nueva etapa de nuestro ciclo vital.

Sigue leyendo “La depresión existencial: muy común en personas con alta inteligencia”

El valor de enseñar a los niños a decir «gracias», «por favor» o «buenos días»

La educación no cambia el mundo, cambia a las personas que van a cambiar el mundo (Paulo Freire)

Transmitir a los niños la importancia de dar las gracias, de «pedir por favor» o de decir «buenos días» o «buenas tardes», va más allá de un simple acto de cortesía. Estamos invirtiendo en emociones, en valores sociales, y ante todo, en reciprocidad.

Para crear una sociedad basada en el respeto mutuo, en la que el civismo y la consideración marquen la diferencia, es necesario invertir en esas pequeñas costumbres sociales, a las que a veces, no prestamos la importancia que merecen. Porque la convivencia se basa al fin y al cabo en la armonía, en esas interacciones de calidad basadas en la tolerancia donde todo niño debería iniciarse desde una edad temprana.

Un error en el que suelen caer muchas familias es en iniciar a los niños en estas normas de cortesía cuando los más pequeños empiezan a hablar. Ahora bien, es interesante saber que el «cerebro social» de un bebé es tremendamente receptivo a cualquier estímulo, al tono de voz e incluso a las expresiones faciales de su padre y su madre.

Sigue leyendo “El valor de enseñar a los niños a decir «gracias», «por favor» o «buenos días»”

La piel no sufre Alzheimer, siempre recuerda una caricia o una cicatriz

Existe una suerte de falsa creencia generalizada: las personas con Alzheimer o con otros tipos de demencia tienden a desconectarse del mundo externo presente para entrar en su lejano e irreal mundo interno. Esto no es cierto, pero al pensar que la persona con Alzheimer ya no es la persona que debía ser, esta pierde su identidad frente a la sociedad y sus sentimientos pierden validez casi de la manera automática.

Sigue leyendo “La piel no sufre Alzheimer, siempre recuerda una caricia o una cicatriz”

No voy a permitir que esta tristeza me arrebate lo que soy

“Me siento muy bien y soy feliz; pero en los más alegres momentos de mi vida, he de tener siempre un motivo de tristeza, no puedo evitarlo”. (Fiódor Dostoievski)

Sí, hoy me levanté triste. A veces no sé si es ansiedad, desencanto o estupor ante lo que sucede a mi alrededor. No lo sé, pero a veces me siento triste, sin más. Albergar estas sensaciones y dejar que sucedan en mi interior ha sido a veces constitutivo de delito en una sociedad que impone la alegría como orden de vida (y de consumo para obtenerla).

Sigue leyendo “No voy a permitir que esta tristeza me arrebate lo que soy”

Las coincidencias no existen, caminamos hacia personas que nos han esperado desde siempre

Podemos pensar que todo en la vida ocurre por casualidad y que en medio de ese azar vamos tejiendo la red sobre la cual desenvolvemos nuestras vidas. Sin embargo, cuando nos detenemos a mirar la ruta que hemos seguido, comienza a tomar sentido que las coincidencias no existen, que nada ocurre en nuestras vidas de manera casual, sino que por el contrario, cada pequeño detalle lo vivimos con un propósito específico. Sigue leyendo “Las coincidencias no existen, caminamos hacia personas que nos han esperado desde siempre”